SEX IN THE POBLA LIBRO COMPLETO



PRÓLOGO

FUERA DE LOS MÁRGENES



“Y que te van a contar, ya está todo relojeado, aquello visto, es junado, lo sabe toda la tierra.
Si hasta la real academia, que de parla sabe mucho, le va a pedir a pichuco y a grela, con su guitarra, que a esta milonga lunfarda me la musiquen de grupo”
                                                                                                       (Milonga Lunfarda, Edmundo Rivero)


                     



La definición de lo que la literatura es o deja de ser, nos llega habitualmente desde los centros letrados de la intelectualidad y la academia; en el caso particular de la poesía, el rango de definición es aún más estricto y nos convence que se trata de una expresión de la belleza del mundo a través de la palabra excelsa y la metáfora impoluta. Muchos creadores, en todas las latitudes y tiempos,  han buscado responder a este dictamen y hacer de su obra una apología a lo hermoso, a lo delicado, a lo sublime y como opción creativa nos parece totalmente válida.

Sin embargo, cabe preguntarnos: ¿acaso el mundo individual y colectivo, artístico y social, se reduce solo a lo hermoso?; la respuesta nos guste o no, es clara, el mundo real en tanto espacio construido y habitado por el Ser Humano, se convierte en una instancia donde encontramos un permanente juego de luces y sombras, donde lo noble se entrecruza con lo abyecto, el ideal es sometido al interés, la palabra límpida y normada coexiste con el vocablo desnaturalizado de la corrección.
Si la literatura es una expresión del mundo en toda su complejidad, ¿por qué no se da el carácter de obra literaria a aquellas representaciones lingüísticas que no coinciden con los criterios de lo tradicionalmente bello, que apuestan por una opción creativa que intenta trasgredir los márgenes simbólicos y lingüísticos, considerados como los apropiados? Tal vez sea, porque las más de las veces no queremos que las zonas oscuras de nuestra sociedad o de nosotros mismos, se presenten ante nuestros ojos con toda la crudeza en que ciertamente contienen.
No obstante ello, a los largo de la historia de la literatura latinoamericana y chilena, se han originado diversos intentos por dar a conocer y crear un espacio para este tipo de obras literarias que, colocadas por elección propia, fuera de los márgenes de lo más tradicional en cuanto a su temática y lenguaje, buscan y se arriesgan a mostrar, más bien a develar, un universo marginal que subyace a la superficie de nuestras sociedad cada vez más desarrollada y más ciega.
Uno de esos intentos lo encontramos en el trabajo de recopilación realizado, a fines del siglo XIX, por Robert Lehmann-Nitsche, polígrafo alemán que arribó a la Argentina, contratado por la Universidad Nacional de La Plata con el objetivo de realizar investigaciones como etnólogo. De su contacto con las culturas populares del país, en particular de la cultura urbana marginal de ese tiempo, surge su interés de compilar un cúmulo de expresiones literarias y también musicales que eran un tema tabú para la moralidad de la sociedad argentina de fines de siglo XIX, tales como canciones de carácter prostibulario, folletines escritos a mano o impresos precariamente y versos y refranes encontrados en las paredes de baños públicos, junto a otras expresiones de temática sexual y de existencia precaria, creadas a partir de una forma de lenguaje particular denominada lunfardo. Esta forma de hablar constituía una jerga que en sus orígenes nace vinculada al mundo delincuencial, pero que más tarde formó parte de la expresión oral cotidiana de la clase baja, para instalarse posteriormente en el habla de la clase media.
Luego del análisis discursivo de los textos recopilados, Lehmann-Nitsche se aventura a crear un concepto que da cuenta del carácter sexual, escatológico y marginal de estos escritos y plantea la existencia de un tipo de literatura marginal a la academia a la que llama “Bordellpoesie”, literalmente poesía de burdel que también puede interpretarse como poesía o literatura de los bajos fondos. Sus estudios en este sentido fueron rechazados por el saber institucionalizado en Argentina, no pudiendo publicarlos, sino hasta años después de su  regreso a Europa, en 1923 en Leipzig con el pseudónimo de Víctor Borde.
La obra que ahora nos presenta la escritora Nedazka Pika, “Sex in the Pobla”, se inscribe dentro de los parámetros de la olvidada y estigmatizada “Bordellpoesie”, pero lo hace desde una perspectiva actualizada, inmersa en el Chile del siglo XXI, un país, cuyas ciudades intentan asemejarse a las grandes urbes del primer mundo, llenas de tecnología, progreso y confort, tratando de invisibilizar, a toda costa, espacios vitales y sociales que carecen de los beneficios del tan mentado y manido desarrollo.
Lugares y personas que construyen su propio entorno bajo los signos de la precariedad, el abuso y la injusticia y que lo expresan en su propio lenguaje, que obviamente no tiene, ni puede tener nada que ver con una lengua educada, pues la educación no alcanzó para ellos y su prioridad es sobrevivir en un medio completamente hostil que los desconoce como parte del tejido social.
Nedazka Pika, se atreve, en un gesto de osadía doblemente meritorio viniendo de una mujer en medio de una sociedad machista, a correr el velo que oculta estas verdades y a ponerlas frente a nuestros ojos, sin un ápice de piedad ni complacencia. No podemos “hacer vista gorda” ante la falta de oportunidades, la pobreza extrema, el alcohol, las drogas o el sexo, ya no como formas de diversión o placer, sino como una vía de escape ante tanta negación del Ser. Este libro nos obliga a internarnos en la periferia de la cuidad y también de la comodidad, justo ahí donde cada día y cada noche “la cosa” es permanecer vivos, respirar una vez más, aunque no se sepa exactamente que conseguiremos con eso.
Probablemente, estas páginas no sean recibidas en todos los espacios literarios, entre vítores y aplausos, habrá quien niegue su carácter de obra literaria según los cánones establecidos, no faltará el crítico que recomiende no leerla, como aconteció en tiempos pasados, pero pase lo que pase, nadie podrá desconocer con liviandad que se trata de un libro, cuya realidad es innegable, por mucho que tratemos de esconderla “bajo la alfombra”.
Damos la bienvenida a este libro de poesía y relatos breves y a su autora, usando las palabras que, seguramente, diría uno de sus personajes: “Wena, Loka…La hiciste”.

Ingrid Córdova Bustos, poeta y narradora chilena.




SEX IN THE POBLA

Me  acuerdo de las noches en la pobla
cuando compraba 3 papelinas por luca
y cargaba mi pipa,
en medio del peladero
de la Santa Magdalena 2,
calle Observatorio,
donde estaban los penhouse
Virada de todos los lugares,
buscando lo impensable,
en estado de inminente locura
escondida entre las ramas, miraba
a una puta con su cliente,
culiando sobre un colchón
al lado de un perro putrefacto
Una escena imborrable:
Ver como el hombre refriega el pico en las tetas,
la agarra de las mechas y se vuelve loco con otro pipazo
botando la preciada ceniza
Ahí junto a los restos del perro,
ya para terminar el hombre dice:
¡Ponte en cuatro, quiero meterlo!
pasan los guarenes entre las baratas,
cuelgan las arañas de sus telas
y el hombre, cavernícola excitado,
se lo metía compulsivamente a la puta,
mientras ella en su antena
prendía fuego pa no perderse
la última quemá.
 El loco acaba espontáneamente
tira su webá para todos lados
lo esparce hasta en el improvisado colchón.
“No me gusta acabar adentro”
 “Tení confort?
 “¿Qué creí que éste es el Jayat?,
con un trapo del suelo se limpia la cabeza del pico
“Ya vamos, que los demás se pueden dar cuenta”
Acabado el espectáculo,
y yo sin ceniza
fui a ver a mi amigo en descomposición
humedecí la punta de mi dedo con un poquito de saliva
y rescate la preciada ceniza.
Me pegue el último pipazo
sentada a orillas del colchón,
llegó la puta con otro huevón:
“Amiga, ¿está ocupando acá?”
No, dele no más… yo me voy.


ABRA LOS OJOS, NO SE HAGA EL HUEÓN


Qué es lo que está pasando,
el mundo gira en torno a ídolos paganos
que responden al nombre de políticos,
 nos roban las riquezas,
impiden un desarrollo cultural
poniendo impuestos hasta en los libros,
y es el pueblo quien los escoge
el mismo que permanece indiferente ante tanta falta de respeto...
Soy demasiado tolerante como para ser comunista
y no tengo estómago como para ser derecha...
La política, mis amigos, es una mierda
que poco a poco nos denigra
y la verdad da vergüenza ajena
ver las grandes discusiones y argumentos de nuestros líderes,
mientras en el norte aún no se concretan los proyectos de ayuda a los damnificados
y en la Isla de Pascua siguen con una escuela improvisada
y para que hablar del sur
donde mi adorado Arauco sigue en la lucha contra el Huinca
al que aún le pagamos tributo.
Amén.


TEORÍA DE LA POESÍA SUCIA


La poesía sucia ha existido desde que el mundo es mundo
o ustedes creen que fue una manzana lo que se comió Adán?
No fue el sexo normal
de animal en celo lo que hizo que los expulsaran del paraíso
O usted cree que la serpiente es metáfora?
No, les informo:
Ese, señoras y señores, fue el primer trío de la historia,
dónde Eva, fiel representante de la mujer, sufrió múltiples orgasmos cuando la serpiente le metía la colita por el chico a Adán,
Y es por este degeneramiento que Dios de envidia les dijo
fuera del paraíso...
Por eso, nosotras, sangramos todos los meses.

ABORTO

Mis sueños de ser madre se fueron por el excusado
una mañana horrible de marzo,
como esas noches en que estaba cagá de frío por las calles,
buscando respuestas a dolores
que sangran como mi útero,
el desconsuelo se pasa,
pero soy una bestia complicada:
indomable,
intocable,
inalcanzable,
mi corazón parchado está latiendo,
muy despacio.
Ahora soy una bestia que pasa las penas en una cama suave,
de una jaula hermosa llena de plata y oro,
pero la bestia es una bestia
y todo lo quiebra y todo lo rompe,
porque se siente herida,
quiere escapar de ese dolor delirante
y se encierra en poesía, en palabras de mierda que le sirven para llorar.

Vieja Zorra

Quiero hacerte sentir todos los castigos prohibidos,
quiero meterte el palo de la escoba por el culo
para que veas que de verdad duele cuando no le tiras un escupito,
necesito que comprendas que a pesar de los años que tengo
aún me gusta cuando pasas tu lengua
entre mis deformados labios
de tantos mamones mal terminados,
que aún me gusta correrte la paja en la mañana
y que acabes en mi cara,
para que el cutis se mantenga.
Debo confesarte que me gusta
cuando pellizcas mis senos
mientras punteas medio curao y dormido
y que aunque no lo creas
aún siento orgasmos cuando cabalgo
perdida en el éxtasis de recuerdos de amores  violentos.
No todas mis mascotas fueron sensibles
hubo muchos que me golpearon,
me violaron,
me vendieron,
me usaron,
pero en fin,
eso me hizo ser la perra que soy ahora,
pase la etapa de la maraquita que siempre termina en la calle llorando,
con el culo lleno de mocos y las costillas rotas.
Lo que siempre me ha gustado es nuestro secreto enorme
de mantener la cama caliente,
labor que he cumplido
como una buena gata callejera
culiandote en el baño, mientras te duchas
en el cementerio, mientras enterraban a tu madre
en la lavadora, cuando empezaba la centrifuga 
no hay parte en de nuestra historia
en la que no haya terminado
desnuda
penetrada
con el culito mojado
Me encanta cuando estoy desnuda en la tina
 acariciar  mi clítoris con mi juguete regalón
o pasear en la casa con mis tetas al aire
recordando esos tiempos
en que bailaba desnuda al ritmo de canciones calientes de los 90
una mariposa traicionera que intoxicaba los tragos
para atacar las billeteras abiertas,
y la entre pierna mojada
llena de saliva,
no precisamente de los clientes del privado.
Por eso estamos juntos,
porque contigo soy libre,
sin explicaciones ni tabúes
eres el que me lo permite todo siempre,
yo, la de los besos negros entrando el amanecer,
la que te araña la espalda
mientras copulas palabras cochinas en mis oídos,
la que te mete el dedito en culo cuando estas acabando,
la que emite esos aromas de perra en leva
que te volvieron loco mientras me lengüeteabas
y tragabas mi sangre cayendo en un hechizo
de menstruación y semen,
una furia loca de sexo desmedido
como me gusta
como nos gusta.

EL SHOW DEBE CONTINUAR

Debo decir que  nunca me gustaron
los charlatanes
que hablaban toda la noche entre rayas de coca
pidiéndome que les cagara en la cara,
eras tú el loco sensible y enamorado
nunca drogado
no como otros,
a esos que les gustaba
vestirse de guagua y que 
le cambiara los pañales.
El dinero era lo más importante en esa época
y yo era muy abierta de mente
como para cumplir esas fantasías,
claro que si alcanzaban a cubrir el precio.
Yo era una experta,
partí en Vespucio, con las tetas al aire y un colaless,
entre los travestis aprendí el arte del robo y el engaño,
de comer sopaipillas con ají
antes de chuparlo
para que a los wueones les ardiera
mientras mis dedos se metían en sus bolsillos.
Pase a Providencia, camine desde Plaza Italia a Suecia
y en al camino conocí el estacionamiento de la Clínica Indisa
donde un rati loco pegó un tiro al aire
mientras eyaculaba en mi boca. 
y de Santa Magdalena
las putas envidiosas me echaron cagando
y yo les di cara a las feas culias,
llegué con 3 travestis y una 9 milímetros
a ver si querían sacarme ahora de la esquina,
pero a mí me gustaba vagar por los bares,
encerrarme en el baño con el Negro Piñera
intoxicarme en buen whisky y chapulines,
no me daba ni cuenta cuando terminaba en el Sheraton,
arrancando de habitaciones de extranjeros.
Era divertido dejarlos amarrados a la cama
en espera de unos zorrazos en la cara,
pero no siempre fue todo bueno
recuerdo cuando andaba un psicópata
en un Ford verde,
después de varios golpes
y de rasgar mis medias de red
me tuve que tirar del auto en movimiento
para salvar mi vida.
Había de todo en ese tiempo,
después de esa experiencia, recuerdo,
decidí trabajar en un privado, con la Angélica
me paseaba toda la noche en un Mercedes
acompañada de mujeres, 
lujosos vestidos,
era una gran diva
me codeaba con el Gonzalo y la Sarita
me enseñaron a caminar con tacones
y a maquillar mi rostro
pero solo es era una máscara, a ellos no les importábamos.
Una se enfrentaba solita a los clientes,
yo, la que estuvo en el Napoleón chupándole el pico al Chico Zaldívar
yo, la que siempre tenía una bolsa de coca para pasar los malos ratos
yo terminé en el Diego Portales con la nariz rota
un loco de mierda me golpeo con un martillo en su volá de persecuta
de ahí se me acabaron las ganas de seguir en los privados
el maricón de la Angélica valía callampa,
lloré mucho me acuerdo
más encima quede panda, ambos ojos morados
y la bolsa de coca ja ja ja
la bolsa de coca no sirvió de nada… la chucha.
Tenía la nariz tapada de sangre
y el maricón culiao me reto más encima
estuve una semana tomando,
me ardía el alma de la impotencia
mi nariz nunca quedó igual
lloré mucho me acuerdo
era la misma wueba que tener al cafiche
estaba tan cansada y decepcionada,
después de haber estado en el Fabiano Rossy
que sería de mi vida con mi cara machucada.
En fin la vida sigue
pensé como cualquier artista
el show debe continuar.


PERFARSA (manifiesto versión sucia)

Yo no necesito ponerme la máscara de poeta,
yo solo soy una mujer, que le ganó a la coca
una loca,
que le dio la vuelta al destino,
y sé cómo duele el pene en el culito
y cómo duelen…. Ay, como duelen!
los cachuchazos en loci.
Yo no necesito ponerme la máscara de poeta,
y sí!...fui puta, pero nunca  tuya, nada era por amor en esa época,
con eso pagué la comida y la educación de mis críos.
A veces me pongo a pensar en la verdad,
porque la verdad es un arma muy ácida,
que arde cuando no te gusta la realidad.
Por eso,
yo no necesito ponerme la máscara de poeta,
hablo de esos matriarcados,
porque yo soy una mujer realista
y sé de lo que hablo,
no hay peor culpa ni tragedia
que quedar preña de un drogadicto cualquiera
y ser pobre…
tan pobre!
Y los golpes que recibes,
cuando no te pones en cuatro patas.
y sí… muchas veces tuve que bajarme los calzones
en autos de desconocidos por un poco de dinero,
autos que brillaban como la caravana de la muerte
 y la familia me miraba y murmuraba entre dientes:
“no falta el tío maricón o la prima maraca”,
pero ellos no se acuerdan que cuando eran chicos
la prima maraca  le compraba los útiles  y los zapatos pal colegio.
Un sueño, como decía la abuela: “Hay que luchar, compañera”,
pero mi abuela se desangró limpiando baños ajenos para terminar con una pensión miserable que ni si quiera le alcanza para comer.
Por eso no necesito ponerme la máscara de poeta,
soy una mezcla extraña,
entre Lemebel y el Chacal de Nahueltoro,
mi cuerpo está lleno de cicatrices
que hablan de un pasado reflejado en mis escritos.
Soy lo que Soy
el pico en el ojo que te desmiente cuando vienen con el cuento
por eso que no necesito ponerme la máscara de poeta,
yo soy un ave con las alas parchadas, que vuela libre en un cielo lleno de buitres.

LA SANGRE NOS UNE

Estoy juntando todas las toallas higiénicas ensangrentadas
para tirártelas en las puertas de tu bóveda,
quiero hacer un té con toda mi sangre coagulada
de todas las menstruaciones presentes
para que recuerdes el daño que me hiciste en el pasado,
quiero que sientas el sabor amargo del gusto de la sangre
como cuando me golpeaban en el hocico
y me botaban  los dientes
porque eras tú,
y tú y yo sabemos que eras tú.
Quiero que sepas que se siente amargo este dolor eterno,
que tengo en lo profundo de mi alma.
Estoy juntando todas las toallas higiénicas con sangre,
las miro con dolor del parto frustrado,
porque tú y yo sabíamos que eras el padre,
porque tú y yo sabíamos que eras mi padre.

FINAL FELIZ

A veces miro la televisión 
veo las historias con cuento de final feliz,
veo que las personas comprenden a otras personas,
y todo aparentemente parece el final de la historia,
pero hay veces que hay daños colaterales
que van más allá de una felicidad momentánea,
hay cosas que no se pueden cambiar
y cuando uno se da cuenta que se equivocó y trata de cambiarlas,
es tarde
queda solo ser juzgado y condenado 
y uno simplemente tiene que callarse,
agachar la cabeza 
asumir las culpas.
Es difícil recomenzar
cuando la realidad del daño que ya hiciste es irreparable,
las mentiras, el engaño, el abandono,
no hay memoria que aguante ese dolor,
por muy justificado que sea,
yo lo entiendo y me duele,
porque lo entendí antes
y me cayó tremendo escupo en la cara,
por la boca muere el pez
yo lo entiendo y me duele,
pero en el fondo nunca fue mío
yo se lo di a otro
solo queda pagar la condena
hay que tener presente que todas las historias no tienen un final feliz.


GRECIA

Cuando camino por las calles de Grecia
Entiendo por qué cantaba Víctor Jara: “Las Casitas del Barrio Alto”,
cuando camino por las calles de Grecia 
veo todas esas casas bonitas de colores llamativos y a la moda,
con sus rejas bajitas, su antejardín, su lindo pasto y su perro de raza que ladra y menea la cola,
 luego me acuerdo de mi casa,
donde vivimos enjaulados, porque la delincuencia nos asalta a cada rato.
Me gusta caminar por Santiago y escribir lo que siento y siento que quiero vivir en Grecia,
yo quiero ser de Ñuñoa, de la Reina Alta, de Macul,
dónde las plazas están limpias
dónde la seguridad ciudadana si funciona,
yo quiero ser de Grecia o de Macul,
pero no puedo, porque yo fumo porro,
 y cuando prendo un porro, llegan los pacos,
 la seguridad ciudadana y todos esos,
pero si prendes un verde en Grecia, eres ignorado, 
eres ciudadano de Grecia y fumas, porque está de moda y tú cultivas,
no le compras al traficante poblacional.
Me gusta caminar por las calles de Santiago y escribir lo que siento,
aquí se te pasa multa hasta por pisar el pasto,
y en mi pobla por más letreros de multas,
siguen botando cachureos y basuras en el peladero que iba a ser multicancha.
Me gustan las calles limpias,
hasta el smog huele distinto en la Reina Alta,
me gusta caminar por las calles de Santiago y escribir lo que siento,
te das cuenta de por qué la Rotonda Grecia es la Rotonda Grecia,
te das cuenta por qué en la Reina Alta no hay flaytes,
aunque no falta uno que otro de los que cuidan autos,
pero esos no son flaytes de verdad, 
visten a lo Dady Yankee,
fuman verde, consumen coca
y trabajan en eso porque son los hijos rebeldes de papito,
los que no quisieron estudiar,
los que ni siquiera entienden para qué es la reforma estudiantil,
porque papito les compra un título universitario
en la universidad de su compadre Joaquín Lavín,
y todos los autitos del año les deja una buena propina,
aunque no falta el cuico cagao que trabaja en el gobierno
que solo da las gracias,
porque esta tan acostumbrado al servicio comunitario,
porque todo se lo dan gratis,
porque ellos son parte del gobierno,
ellos son parte de existencia misma,
ellos no son como nosotros,
ellos son los patrones y nosotros los empleados.
Me encanta pasear por las calles de Grecia,
oler sus perfumes de Carolina Herrera,
o la última fragancia del Antonio Bandera,
me gusta ver cómo andan en bicicleta,
con tapabarro,
con su casquito
y con la chaqueta reflectante que dice: Ñuñoa la lleva,
igualito a los loquitos que van a buscar mi pedido de yerba en la pobla,
es raro, me siento extraña,
parece que la cordillera la voy a tomar con una mano,
tengo una linda visual,
ubícate, ando en Grecia, yo soy de la Reina Alta,
ubícate, aquí los jardines están llenos de rosales,
en mi casa está lleno de basura y de cachureos.
Me encantó dar una vuelta por Ñuñoa,
me encantó ver una realidad a la que yo no puedo aspirar,
porque para vivir acá,
tendría que ganarme como 10 subsidios habitacionales,
porque esto no es para gente como yo,
no hay bono de la Bachelet que sirva
mi alma no se la vendo al diablo,
prefiero ser pobre y digna que cuico hueco.
Me encanta caminar por las calles de Santiago.

HIJO DEVOTO

Yo, el último hijo,
el menor de muchos hermanos que la abandonaron,
yo, el niño de los ojos tristes,
de la mirada serena,
yo, el de la peluca colorina radiante
el de la minifalda sin calzones
con un truco bien hecho,
las medias de red,
las bucaneras rojas como el pico ardiente,
yo, el que lo chupa en Vespucio,
el que se vuelve loco y arroja bujías a los parabrisas
después de quitarle la billetera
y meterles el pico,
yo, el último hijo de muchos hermanos que la dejaron sola,
yo, que por las noches me sale el aullido,
el hijo ignorado por su padre,
porque le salió muy refinado,
el que no tendrá descendencia,
el que te cuida y te abraza cada noche antes de salir,
el que reconstruyó tu casa que se caía a pedazos,
el niño de ojos tristes,
el que asalta a las putas cuando anda con la wuea,
el que se vuelve loca
y con la cortapluma les cortó el pelo a los maricones que se creen lindos,
yo, el sin descendencia,
el que cobra el prote en las esquinas,
yo, el hijo devoto,
yo, lo peor de tu descendencia,
la peor pesadilla de muchos,
el amor más grande de mi madre.

FLAYTE

Oye flayte , déjate de fumar marihuana en la esquina, de andar tomando chela en la plaza, ¿no ves que es una falta de respeto a la comunidad?, ¿no te das cuenta que hay niños y mujeres casadas?
 Oye flayte, si ya sé que las pintai de lanza internacional en la pobla, si al final andai de comerciante ambulante en las micros y a veces te las dai de rapero con ese parlante culiao, oye flaite si vos no pasai del reggeaton,  jamás  serás rapero, porque tus letras son más fomes que jubilao caliente sin viagra, y por favor, deja de llorar la carta de aporte cultural, cambia el cuento que da vergüenza por los verdaderos raperos; si vos soi un cuentiao,  no más poo.  
Oye flayte,  déjate de sacarte la polera en la calle, si vos no tenis calugas, la guata te cuelga como la de un camionero, oye flayte para que hablai de coca si vos soi pastero, se te cacha el olor a pasta que te sale por los poros.
Oye flayte, déjate de pintar el mono, cualquier día de estos te va  a salir un wueon choro y de un tunazo te va quitar lo flayte.

GOLPE EN LA CABEZA

Desperté, estaba desnuda con una fuerte jaqueca. Empecé a tratar de recordar lo que había pasado y recordaba cuando tomó fuertemente mis manos, me abrió la blusa bruscamente y paso su lengua entre mis senos al descubierto. Sentía su falo rozarme duro, sumamente duro, me miro y me dijo
-      Me gusta ser un poco sado y a ti te gusta, se te nota en la cara de felicidad que tienes –
Metió su mano entre mis piernas y mi vagina estaba toda mojada, él era hermoso tenía ojos azules profundos, se asemejaba al demonio escondido en el cuerpo de un ángel. Me introdujo sus dedos y comenzó a jugar con mi clítoris volviéndome loca, y él aún no se sacaba ni siquiera la camisa, después de eso me soltó y me dijo: 
-      Voy al baño y vuelvo –
En la espera, sin saber que hacer  me desnudé, me recosté en la cama y no recuerdo nada más, fue como un golpe en la cabeza, un lujurioso golpe a la cabeza.


MAMITA

Yo sé que Chile no es un país justo, y lo sé, porque me ha tocado vivir en carne propia la injusticia de un país netamente machista, un país donde los femicidios y parricidios son una verdadera burla para el sistema.
Lo digo con conocimiento de causa, mi nombre es Rosa, tengo 60 años, mi hija fue víctima de múltiples abusos por un mal hombre que a los 16 años la dejo embarazada. Ni siquiera en el embarazo  pudo estar tranquila, ya que él cuándo se tomaba un copete, se fumaba unas pastas  y salía con los amigos de farándula, llegaba choro y la maltrataba demasiado. Después que nació la niña, pensamos que el hombre cambiaría, ya que mi hija estaba verdaderamente enamorada de él.
Debo confesar que mi esposo, que en paz descanse, también fue un maricón de mierda, de esos  que golpean hasta romper la quijada. Mi hija vio muchas veces como me sacaba la cresta.
Después de continuas denuncias de los múltiples abusos, mi hija decidió separarse de este hombre y a pesar de las medidas cautelares y las órdenes de alejamiento, él igual llegó a la casa, gritando, haciendo escándalo, insultando. En medio del alboroto, despiertó la pequeña y el hombre de un charchazo la dejó inconscient, tirada en el suelo. Mi hija, en medio de la angustia y el dolor, tomó el cuchillo de cocina y se lo enterró al hombre tres veces, vaciando con furia toda la frustración de la miserable vida que le tocó vivir. Llamó a carabineros, ellos la tomaron detenida, la pasaron por parricidio. Fue condenada a 15 años y un día.
Nadie tomó en cuenta el atenuante de mi hija, de que había pasado sus últimos 3 años violentada de forma continua por un hombre que solo consumía el oxígeno. Ahora yo, una mujer vieja para estar criando, con una pensión de 65.000 pesos mensuales, que no puedo trabajar, porque pierdo ese beneficio, tengo que luchar por criar una nieta de 3 años.
Termine de comerciante ambulante, con mi nieta al lado, vendiendo bebidas en el Metro Estación Central. Yo soy de San Pablo y todos los días cargo el carrito de con los envases de ida y de vuelta, tratando de ganarme la vida, porque no tengo otra opción, mi nieta está creciendo,  mi hija está en cana, y alguien tiene que mantener la casa, porque no hay ningún bono de la señora Bachelet que acalle este llanto. Trato de luchar y salir adelante, porque esta pequeñita no tiene a nadie más, solo a mí, al igual que mi hija, no falta el paco culiao que me echa o me quita la mercadería, no se dan cuenta del estado en que me encuentro. Claro que he quedado asombrada de algunos con más criterio, casi siempre  con estrellas, que me dicen:
-      Mamita, vaya a darse una vuelta y vuelva en una media hora más. Nosotros no la hemos vistos, y ahí va poder trabajar tranquila.
Algunos son conscientes de que mi realidad social no da para otra cosa.
Es triste la vida, es triste la justicia y es triste saber que todas las noches hay una mujer que llora con los ojos morados, con las costillas rotas, por hombres que no valen la pena, pero a veces el amor que se siente por ellos,  hacen que se conforme estar así, hacen que crea la frase:
-      Esta noche cambiaré.

LA TÍA QUE VENDE PITOS.

Así es la vida aquí en la pobla, a nadie le importa lo que yo siento, a nadie le importa, porque terminé  así po, siendo que nunca fui mala. Nosotros llegamos aquí cuando esta wuea era toa de tierra, fue como que dijieron: -  Ahí se quedan los del campamento -, nunca encontré una pega decente, porque como yo no sé hablar bien, más encima me preguntaban: -¿ donde viví ?, - En la Pintana, soy de la Santo Tomás y que?-  y me echaban cagando al toque
Pa que te voy a hablarte de mi marido, pasaba curao y yo con los ojos en tinta, ennegrecidos por el odio de un borracho,  y yo me preocupaba que no les pasara naa a los cabros chicos, que iba a ser, llamar los pacos, si los pacos no se meten en mi pobla, acá se arregla too entre nosotros no más, y vino un loquito y me dijo: - Oye mamita, te quiero ayudarte -,  me paso 100 gramos de coca, me enseñó el negocio. Trajo un ladrillo de porros y me regaló la juguera para que empezara a molerlos, y empecé a traficar y empecé a tener plata. Ya mis cabros chicos no andaban con los mocos colgando, llorando cagaos de hambre, mi marido se fue, se perdió como un mes, y así se lo pasa, siempre que llega, llega a puro robarme, o a echarme la bronca, aunque ahora no es  tanto como antes, porque mis cabros me defienden, pero aun así siempre me apuntan con el dedo, y cuando mi hijo se ahorcó, me condenaron tooos aquí en la pobla, me señalaron y decían:- Que esperai si la loca vende droga poo. Ese el precio que tiene que pagar -; y yo estoy clara, yo estoy clara que el loco vendía de la wuena, yo estoy clara que la plata no nos falta, yo estoy clara que los años en cana que he tenido que cumplir por el tráfico, hicieron que mis hijos sean así, porque yo no estaba. ¿Con qué cara le digo yo a mi hijo:- No te peguí un jale, que esa wuea te hace mal, no fumis marihuana, no fumis pasta, no veis como esta de cagao tu papá y tu hermana- ¿Cómo le digo algo?, si yo también estuve en la misma, cuantas veces fui a su casa, porque llegaba mi nuera asusta llorando con los cabros chicos, que el loco estaba terrible paranoico, con el fierro en la mano,  y cuando llegaba, me decía : -Mamá no veis los wueones, si ahí están, están todos escondidos, si esta maraca chuchasumadre me tiene la casa lleno de wueones -, me lo gritaba con la nariz tapa, con los ojos distorsionados, que podía esperar.
-      Hijo, deja de hacerle a la wueá, hijo, haga otra cosa, déjese de vender.
-      Mamá, si no estoy jalando.
-      Pero veís wueones donde no están, ¿ que creí que soy hueona?. Esta wuea te lleva por mal camino.
-      Bueno y que hablai vos, no te acordai cuando te ibai en cana y nosotros quedamos botaos, porque mi viejo estaba terrible curao.
¿Qué digo yo frente a eso?, quién entiende mi dolor, quién entiende mi aislamiento…Sí, yo soy la tía, la del negocio de la esquina donde vende marihuana, la que tiene la terrible mano de falopa; que voy a hacer yo, si tenía que comer, que voy a hacer yo, si la asistentes sociales ni se meten a esta pobla, y ahora que puedo hacer ya se hizo el sacrificio. Mi hijo ya se fue, ya se ahorcó…este dolor no se lo doy a nadie, él ya está muerto, yo siempre quise que mis hijos fueran mejor que yo, y pensé que teniéndolos peinados de pies a cabeza, pura ropa de marca, iban a salir adelante los locos. Cuando tuvo 16, le compré su moto al loco. Pensé yo que eso era lo importante, que no les faltara nada, pero me equivoque, me equivoque tanto, tanto, que mi nuera sigue vendiendo coca en la casa, y lo más probable que mis nietos sigan los mismo pasos. Me equivoque tanto, que mi hija trabaja de puta, y ni siquiera la puedo tener en la casa, porque es terrible de angustiá y doméstica, la culia. Mi yerno está en cana, tengo que esperar que él salga para ver si puede controlar la casa, y mientras tanto yo crío a los nietos, y ¿los crío cómo?, si toos cachan que yo vendo, que soy la tía, la traficante de la esquina,  pero nadie sabe mi dolor, nadie comprenden la lágrimas negras que se cruzan en mi camino ahora, porque nadie me enseñó, nadie me lo explicó, y ahora que ya lo entiendo, es muy tarde. Tengo a mi hijo en ese ataúd.


SENAME PUDAHUEL

-        Hola cabra chica, ¿no tenís frío?
-        Sí, un poco.
-        ¿De onde soy?
-        Voy al 35 de Santa Rosa, me tiraí?
-        Ya cabra chica, súbete, ¿por qué andaí sola a esta hora?
-        Es que me fugué  del hogar, voy donde mi vieja. ¿Vos soy malo?,¿ o soy vío?
-        ¿A  qué te referís con eso?
-        Naa po, que yo toi vía, sé que tengo que pagar la carrera de alguna forma, po. Si querís te chupo el pico.
-        Ahhh, vos vai directo al hueso.
-        Directo al hueso, po y mejor, hablemos claro, si no es primera vez que me fugo del hogar, lo que me interesa saber es si soi malo o soy vío.
-        A ver explícame eso, cabra chica, porque igual la carrera es larga de Pudahuel al Castillo
-        No me importa si te tengo que chupar el pico hasta que acabes, y si querís meterlo, me interesa que te pongai un condón. Lo que no quiero es que me peguen y que me dejís cerca de donde voy, no importa que no sea en mi  casa, porque algunos wueones me han dejado tirá a medio camino.
-        No cabra chica no quiero que me chupís el pico, vamos a ir a la farmacia a buscar unos condones, no tenís hambre?
-        Sí, estoy cagá de hambre.
-        Vamos a comprar unos completitos antes
-        Sabís?, igual te lo chupo

MANIFIESTO

Yo no necesito ponerme la máscara de poeta, yo solo soy una mujer, que le ganó a la droga y le dio la vuelta al destino, yo soy de esas que no le cuentas cuentos,  sé cómo duele el pene en el culo  y como duelen los puñetes en el ojo, desde niña aprendí, lo que es tener un hombre que se adueña de tu alma, como si solo por ser mujer, fueses esclava de las circunstancias. Yo sé lo que es andar en la feria recogiendo la fruta que otros botan, se lo que es comer lentejas por un mes, porque la cesantía te obligaba, yo simplemente preferí abrir las piernas un  rato, mientras pagaba la educación de los niños, a seguir con el adicto que el destino me había colocado como padre de mis hijos.
A veces me pongo a pensar en la verdad, porque la verdad es un arma muy ácida, que arde cuando no te gusta la realidad, pero la verdad es que existen muchas madres que son prostitutas que  arriesgan su vida a diario, por tratar de sacar adelante a la familia, hablo de esos matriarcados, que día a día vemos, y cada vez se hacen más comunes,   porque yo soy una mujer realista y sé de lo que hablo, de los riesgos y enfermedades, ¿o ustedes creer que nunca me tuvieron chupándolo con una pistola en la cabeza?,¿ o ustedes creen que los Ratis están todos cuerdos?, ¿o ustedes es de esas personas que piensa que los pacos prenden las luces y la sirena para pillar a los delincuentes?, ¿o que cuando hay una balacera los pacos salen de la comisaria para ver qué pasa?, porque en este país si tienes un título técnico y vives en La Pintana nunca te llaman de los trabajos, te catalogan de poblacional e ignorante, y la mayoría de las veces que te contratan, viene ese jefe tipo viejo verde que si no te está joteando te está amenazando, y en el barrio las viejas siempre te tratan de prostituta solo por ser madre soltera, porque no hay nada más penca para una mujer que estar embarazada y ser  pobre, tener un hombre abusador que lo único que hace es golpear tu rostro cuando no te pones en cuatro patas. Porque cuando caes tan bajo, y esperas un apoyo, la mayoría de muchos padres adictos se hacen los desentendidos de lo que te pasa y quedas abandonada a tu suerte y a las miradas capciosas de viejas moralistas que debieran morir mordiendo sus lenguas.
Debo confesar que cuando me enfrente a mi realidad de hembra herida, saqué fuerzas desde mi útero, como cuando estaba pariendo, y enfrente el peor de mis miedos. Salí esa noche y de vuelta al amanecer, ya no era la misma, el miedo se me había escapado, ahora miro a los hombres de otra manera, había pasado de ser una amante tierna a una máquina, que solo veía esto como una solución a la triste realidad que enfrentaba y me pase por la raja los comentarios de los vecinos y si alguno tiraba alguna talla indebida, me paraba enfrente  con la cara deformada de rabia   y le decía: - Disculpa no te escuché que decías?, que con solo mirarme agachaban la vista. Porque la verdad es que  te miran diferente, creen que la cosa es llegar y meterlo, que acá se presta para el hueveo, pero una 22 corta hace una gran diferencia.
Lo malo es el amor que se transforma en un cuchillo de doble filo, que a veces duele y a veces te mata.
Muchos me consideran una gran amiga, algunos dicen que podría haber ganado el Nacional, si no hubiera muerto mi padre, lo que no saben es que a mí no me importa la fama, me importa cada día ser mejor persona, la memoria se torna frágil para los malos recuerdos, ya no me encierro, ni me castigo, las depresiones no juegan ya conmigo, no soy ni juez ni verdugo, asumo las cosas como vienen y de quien vienen así el mundo se me hace más liviano, las cosas se toman con mayor madurez.
Quiero dejar muy en claro que a mí me costó mucho ganarme mi respeto, que no fue fácil porque la política nunca ayuda, siempre corrompe, y yo di vuelta la espalda porque no podía quedarme con el dinero de un pueblo que ardía por democracia. Tuve que seguir mi camino y si muchas veces debí que bajarme los calzones en autos de desconocidos por un poco de dinero, eso no me hace menos mujer o menos digna que cualquiera.
Yo soy de esa generación que estudió en un colegio católico, donde nos enseñaron moral y ética, mientras le metían el pico en el culo a los estudiantes y nadie decía nada, pero el ardor de ese niño, que nunca fue el mismo, no lo he olvidado.
Yo soy de la época en que la familia prefería hacerte un aborto a escondidas, con una vieja culia de pobla, que te sacaba a pedazos los fetos y te dejaba estéril sangrando en una posta de urgencia, porque en esa época valía más la imagen de familia  que el dolor de una adolescente violada.
Yo soy de esas grandes personas que se quedaron solas a mitad de camino y terminaron aislados de la familia, porque siempre con sarcasmos me miraban y entre dientes murmuraban: - No falta el tío maricón o la prima maraca-, pero ellos no se acuerdan de cuando eran chicos, era la prima maraca  le compraba los útiles  y los zapatos pal colegio, porque el papá pasaba cesante y borracho en las pipas de la esquina pidiendo moneas.
Yo era de esas ilusas que repartía panfletos del NO, porque creía que el sistema merecía un cambio, que podríamos ser mejores y después me di cuenta que en el fondo para los pobres daba lo mismo el nombre, seguíamos siendo esclavos. Mi abuela se desangró limpiando baños ajenos para terminar con una pensión miserable que ni si quiera le alcanza para comer, yo soy de esas personas que termino conviviendo con travestis en las esquinas de Vespucio y me asombraba la calidad intelectual y fraternal de estos, pero que la sociedad dictaminó que eran inadecuados para cualquier trabajo. No hay nada más triste que ser maricón y pobre, maricón sí,  porque a ellos no les molesta ese término, por el contrario, le da realce a su postura y en sus casas nunca falta el pan o el vino, y  otras sustancias. Yo era una de esas convencidas que a lo mejor un paño rojo podría mejorar el color del congreso, pero muchos que robaron mis votos, andan en auto nuevo y ni siquiera recuerdan mi cara de poeta frustrada, de maraca emputecida, por sus promesas de ayudar al progreso y la evolución sin embargo siguen entregando esas casas de 1 metro cuadrado,  sin posibilidad de ampliación.
 Me arde el culo cuando veo la constitución política, será que me acuerdo de esos tiempos en los que me decían los pacos de mierda: - Tú ya sabes cómo ponerte si quieres permanecer en esta esquina- , porque la constitución política a nosotros siempre nos tiró a cagar. Hicieron algo llamado sistema neoliberal, y que es esto, es simple, es donde el rico invierte, el político sigue lucrando y nosotros los que vivimos en las calles de tierra, con los angustiados en las plazas  seguimos esperando que algo cambie. Hablo de  donde los traficantes se han adueñado de las poblaciones y el estado les sigue dando penas que a la semana, cuando mucho, lo vez parado de nuevo en la misma esquina.
Soy una mezcla extraña, entre Lemebel y el Chacal de Nahueltoro, y a veces, solo a veces puedo ser tan dulce como un verso de Teresa Wilms Montt, a pesar que mi cuerpo está lleno de cicatrices,  porque cada cicatriz de mi cuerpo habla de un pasado, un pasado que se ve reflejado en mis escritos,  que tratan de hacerles ver que nosotras las mujeres de población, las que cada día nos arriesgamos por el bienestar de nuestra  familia,a las que aguantan a los maridos borrachos, a los hijos homosexuales, las que de verdad somos mujeres con una cesárea mal terminada, por ellas hablo y no me comparo en grandeza ni a la Gabriela ni a la Isabel. Soy lo que soy, la pulga en la oreja que te desmiente cuando vienen con el cuento: - la pura puntita-. Acá en Chile estamos acostumbrados a pasar hasta el poto y después estirar la mano, conmigo eso no funciona, acá es plata en la mano, y después vemos si te alcanza para algún cariño extra, o un poema que te recuerde.
Por eso no necesito ponerme la máscara de poeta, lo único que quiero dejar claro, que hay muchas formas de tomar la vida, que no eres la única mujer que le pasa, que somos muchas, y que de nuestras decisiones dependen que nuestro futuro sea diferente. Yo soy un ave con las alas parchadas, que vuela libre en un cielo lleno de buitres esperando mi caída, pero aun así no me privo de mi necesidad de volar.














Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

NEDAZKA PIKA

DEL PLAQUET : SEX IN THE POBLA

Aborto